domingo, 8 de junio de 2014

Remedios y dietas para una intoxicación alimentaria


El primer paso para recuperarse de una intoxicación alimentaria es hidratarse. Los vómitos y la diarrea provocan una importante pérdida de líquidos en el organismo que deben reponerse. Con una dieta adecuada lo conseguirás y sobre todo teniendo en cuenta estos consejos para prevenir.



Mantener ciertos hábitos higiénicos relacionados con los alimentos puede evitar que pasemos un mal rato. Las manos hay que tenerlas limpias, con lo cual lávatelas con frecuencia, antes y después de cocinar y manipular carne cruda. 

Los alimentos tienen una fecha de caducidad fíjate muy bien y sobre todo que estén correctamente envasados y etiquetados. Por ejemplo, las verduras para ensaladas, lávalas bien y la fruta hay que pelarla siempre.

Limonada casera

Realmente si acudes a la farmacia por una intoxicación alimentaria te prescribirán suero y soluciones líquidas para la rehidratación, no obstante lo puedes elaborar en casa con una limonada alcalina que te ayudará a reponer el agua perdida. Vierte en un litro de agua una cucharadita de sal, una de bicarbonato sódico, dos cucharadas soperas de azúcar y el zumo de un limón, mézclalo y realiza varias tomas al día a sorbitos y cada poco tiempo.

Puré de zanahoria y patata

La zanahoria y la patata contienen pectina, una fibra soluble que tiene un efecto astringente. Pela, trocea y cuece un par de zanahorias y una patata mediana, cháfalas y mézclalas. Su acción conjunta actúa sobre el organismo, frenando la descomposición y ayudando a recomponer el afectado aparato digestivo.

Lenguado a la plancha

Los pescados blancos pueden tomarse cuando se padece un trastorno digestivo derivado de una intoxicación alimentaria. Sin embargo, debes cocinarlos al vapor, al horno o a la plancha, evitando que sean fritos. El lenguado es una buena opción cuando haces dieta blanda. Prepara dos filetes a la plancha, échales un chorrito de limón y aderézalos con perejil picado, un astringente natural.

Plátano y manzana

La manzana algo oxidada y el plátano maduro son la fruta más adecuada los días siguientes a padecer esta patología. Pon en un bol la ralladura resultante de una manzana y un plátano y completa tu postre con algún trozo de dulce de membrillo. Tres sabores y texturas muy distintos pero muy eficaces para combatir la diarrea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario